A medida que el mundo aborda la pandemia, EE.UU. aumenta la presión sobre Venezuela

En una conferencia de prensa el 26 de marzo, fue casi cómica la exigua evidencia que el Departamento de Justicia de EE. UU. proporcionó cuando acusó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y a varios de los líderes de su gobierno de narcotráfico. Estados Unidos ofreció $ 15 millones por el arresto de Maduro y $ 10 millones por los demás. El fiscal federal Geoffrey Berman dijo dramáticamente, Maduro “utilizó deliberadamente la cocaína como arma”. ¿Evidencia de esto? Ninguna en absoluto.

Sanciones

Es surrealista que Estados Unidos, durante la pandemia global de COVID-19, elija poner sus esfuerzos en esta acusación ridícula y sin pruebas contra Maduro y otros líderes del gobierno. Se aprovecha mejor el dinero que se ofrece como recompensa en el hospital sobresaturado de Elmhurst en la ciudad de Nueva York. Ya existe presión sobre Estados Unidos para que elimine las sanciones no sólo contra Venezuela sino también contra Irán (el New York Times solicitó el 25 de marzo el fin de las sanciones contra Irán). La Organización Mundial de la Salud ha dejado en claro que este no es el momento para obstaculizar la capacidad de los países para obtener suministros valiosos para hacer frente a la pandemia. El secretario general de la ONU, António Guterres, ha llamado a poner un alto al fuego en los conflictos; se espera en sólo cuestión de días se haga una declaración sobre las sanciones. Ahora, por desesperación, Estados Unidos ha tratado de cambiar la conversación, ya no sobre COVID-19 y las sanciones, sino sobre el narcoterrorismo.

Cuando se le preguntó acerca de estas acusaciones durante la pandemia de COVID-19, el Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, trató de decir que la culpa no estaba en Washington sino en Caracas. Dijo, sin ninguna evidencia, que Venezuela está bloqueando la entrada de ayuda al país. Nada podría estar más lejos de la verdad, ya que Venezuela ha recibido suministros médicos y personal médico de China, Cuba y Rusia, así como de la Organización Mundial de la Salud. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha presionado a los EE. UU. para que les permita más libertad y así poder traer bienes al país, una solicitud que los EE. UU. no ha permitido (EE. UU. también ha obstaculizado que la Organización Mundial de la Salud lleve suministros médicos a Irán). Cuando Venezuela acudió al Fondo Monetario Internacional con una solicitud de $ 5 mil millones para compras relacionadas con COVID-19, fue el gobierno de los Estados Unidos quien presionó al Fondo para que rechazara la solicitud. Barr puede decir tan fácilmente lo contrario de la verdad porque ninguno de los medios de comunicación en la conferencia de prensa lo desafiaría por cuestiones que son claramente de dominio público.

Cambio de régimen

En 1989, Estados Unidos utilizó la acusación de narcotráfico, específicamente el tráfico de cocaína, para manchar la reputación de su exagente, el presidente de Panamá, Manuel Noriega. Fue en esta acusación y en una denuncia en Florida, que Estados Unidos se basó para finalmente invadir el país, se apoderó de Noriega, plantó un títere de Washington en la ciudad de Panamá y arrojó a Noriega a una prisión en Florida. La sombra de cómo Estados Unidos operó con Noriega se cierne sobre Caracas: ¿lanzará Estados Unidos una incursión expedicionaria basada en esta nueva acusación? Esta no es una pregunta teórica. Estados Unidos ha intentado desde al menos enero de 2019 desestabilizar y derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. Lo que hace esta acusación es simplemente tratar de otra vuelta a la tuerca.

La recompensa por las cabezas de Maduro y otros líderes sugiere que el gobierno de los Estados Unidos esencialmente ha puesto precio -al estilo de la mafia- a estos venezolanos. Este es un movimiento muy peligroso de los Estados Unidos. Básicamente, da a los gangsters luz verde para intentar el asesinato dentro de Venezuela. La negativa a permitir que Maduro viaje fuera de Venezuela es una violación de una serie de convenciones internacionales que promueven la diplomacia sobre la beligerancia. Pero, dada la forma ilegal en que Estados Unidos ha formulado su estrategia de cambio de régimen contra Venezuela, es poco probable que alguien critique esta medida.

Unas horas antes del anuncio en Washington, comenzó a correr la voz de que Estados Unidos iba a colocar al gobierno de Venezuela en la lista de “patrocinador estatal del terrorismo”, la más alta condena de un gobierno. Pero tuvieron que detenerse. Y la pausa en sí llegó por razones absurdas. Si el gobierno de los Estados Unidos acusara al gobierno de Maduro de ser un “patrocinador estatal del terrorismo”, entonces estaría reconociendo tácitamente que el gobierno de Maduro era de hecho el gobierno de Venezuela. Desde el año pasado, uno de los intentos de desestabilización había sido negar que el gobierno de Maduro era el gobierno legítimo de Venezuela, de hecho, negar que fuese cualquier tipo de gobierno. Sería imposible decir que el gobierno de Maduro fue un “patrocinador estatal del terrorismo” sin reconocer que es el gobierno de Venezuela. Entonces, Estados Unidos tuvo que abstenerse de hacer tal pronunciamiento, atrapado por su propia lógica.

Mientras tanto, el gobierno de los Estados Unidos no se atreve a tomar medidas contra sus aliados en los principales países productores y traficantes de drogas Colombia y Honduras. El ex presidente colombiano y actual miembro del Senado, Álvaro Uribe Vélez, está actualmente implicado en más de 270 casos legales en Colombia con cargos que incluyen escuchas telefónicas ilegales, crimen organizado, asesinatos selectivos y desapariciones forzadas. Uribe y los miembros de su familia tienen vínculos probados con el grupo paramilitar Metro Block de Antioquia, responsable de miles de asesinatos de civiles colombianos y profundamente involucrado en el narcotráfico. Uribe y su protegido Iván Duque tienen una estrecha relación con el gobierno de los Estados Unidos y han sido la piedra angular y aliada de diversos planes para atacar a Venezuela.

El actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, estuvo implicado en el caso presentado por un tribunal federal de Nueva York contra su hermano Antonio Hernández, y los fiscales alegaron que el presidente había recibido $ 25.000 en sobornos de narcotraficantes que se utilizaron para su campaña presidencial de 2013.

La declaración emitida por el Departamento de Justicia de los EE. UU. se lee como un thriller, y la falta de evidencia lo compara con la ficción. Enumera nombres y acusaciones, hace referencias constantes al “narcotráfico” y afirma que el gobierno venezolano quiere “inundar” a los Estados Unidos con cocaína. Se necesitaría un esfuerzo sobrehumano de ceguera para creer estas acusaciones sin fundamento, delirantes y escandalosas. Pero el problema es que el pueblo de Venezuela debe tomar esto en serio, ya que es una profundización de la beligerancia por parte del gobierno de los Estados Unidos. El pueblo de Venezuela advierte que se trata de una situación tipo Panamá, con toda razón. Este es el historial del gobierno de los Estados Unidos.

El comentario del secretario general de la ONU referente a que es la hora del llamado a un cese al fuego dada la pandemia global debería aplicarse a la guerra híbrida de los Estados Unidos contra Venezuela. Tiene que parar ahora. Este es el momento de la curación y la compasión, no el momento de la masculinidad tóxica y la guerra.

By Alice Pavanello

Veja também